Habilidades personales del Asistente Virtual

Existen muchas habilidades tanto personales como técnicas que debe desarrollar un asistente virtual, en este artículo te presento algunas de las más importantes que he recopilado a lo largo de mi experiencia como formadora de asistentes virtuales y como asistente virtual.

  • Organización. Saber gestionar nuestro tiempo, evitar la procrastinación, crear un espacio o entorno de trabajo en el que podamos desarrollar nuestra labor de forma cómoda y sin distracciones.
  • Orientación a objetivos. El teletrabajo supone, en cierta manera, el paso de trabajar por horas a trabajar por proyectos y objetivos. Eres libre (o tienes una mayor libertad) para organizar tu tiempo, pero los objetivos deben cumplirse. Aquí resulta muy útil el establecer metas diarias, semanales y mensuales a cumplir, hacer listas de tareas…
  • Autonomía. Especialmente en la resolución de conflictos y problemas del día a día. Teletrabajar no significa que te quedes solo y no puedas pedir consejo o ayuda, pero sí que requiere que tengas una cierta autonomía a la hora de realizar tu trabajo.
  • Capacidad para priorizar. Muy ligado con la organización y la orientación a objetivos, los profesionales deben tener claro qué tareas son más urgentes, cuáles son más importantes, cuáles pueden esperar, y actuar en consecuencia.
  • Saber mantener el equilibrio vida personal-profesional. Trabajar desde casa no puede implicar trabajar o estar disponible para la empresa o para el negocio 24h. Hay que saber parar. Para ser eficientes en el ámbito laboral, la desconexión y el descanso son también importantes.
  • Comunicar efectivamente. Cuando trabajamos en remoto es aún es más importante el ser asertivos y claros con nuestro mensaje para evitar malentendidos, y que todo el mundo tenga claro cuáles son sus responsabilidades o los pasos para seguir o a la hora de mostrar nuestro agrado o desagrado con algún tema. Mantener la atención y que el mensaje llegue a través de una pantalla requiere de una energía y vitalidad extra.

Colaboración remota

Las organizaciones están cada vez más conectadas a través de la red y cuentan con equipos adaptables, remotos y multiculturales. Además, las comunidades virtuales y redes sociales están tomando el relevo de las organizaciones verticales.

Colaborar y cooperar a distancia resulta imprescindible. Para lograrlo se requieren fuertes habilidades interpersonales, habilidades en el uso de herramientas de colaboración, conocimiento de varios idiomas y saber distinguir y entender posibles diferencias culturales.

Comunicación digital

Resulta esencial ser un usuario competente, pero no es bastante. La alfabetización digital implica tres habilidades complementarias:

Gestionar la información. Buscar, acceder, clasificar, filtrar y sintetizar la información relevante de forma crítica y sistemática.

Producir contenido que aporte un valor agregado real para otros: ir más allá de simplemente compartir.

Producir y publicar contenidos multimedia adecuados.

Agilidad y adaptabilidad

La cada vez más fragmentada naturaleza de las trayectorias profesionales lleva a desarrollar un conjunto de conocimientos y experiencias que serán ampliamente transferibles.

La agilidad y capacidad de las personas para liderar el cambio será un factor clave de éxito; tendrán que trabajar una gran tolerancia a la incertidumbre y a las nuevas ideas, adquirir conocimiento en varias disciplinas y ser capaces de asumir el cambio continuo.

Creatividad y sentido de la innovación

La creatividad es la habilidad de proponer nuevas formas de interpretar las situaciones. Implica estar abierto a nuevas ideas y experiencias (culturales, artísticas o profesionales).

Una persona puede desarrollarla como usuario experto de las herramientas que fomentan esa creatividad y buscando entornos que favorezcan la creación de nuevas ideas.

Espíritu emprendedor

La libertad de empresa, tanto dentro como fuera de las organizaciones, nunca ha sido tan grande. La capacidad de un individuo para convertir ideas en acciones requiere una gran motivación (el entusiasmo es el impulsor más poderoso para la acción), asumiendo riesgos y administrando proyectos que busquen alcanzar objetivos concretos.

Organización del trabajo eficiente

La proliferación de comunicaciones improductivas, la creciente masa de información, las diversas distracciones y la cantidad de proyectos que se realizan simultáneamente obligan a las personas a aumentar su productividad en sus trabajos para lograr alcanzar sus objetivos.

Hay tres aspectos que resultan críticos:

  • El tiempo es y seguirá siendo escaso. Resulta imprescindible conocer y aplicar las mejores prácticas en la gestión del tiempo, sabiendo escoger prioridades.
  • La buena gestión del entorno de trabajo ya sea en la oficina o de forma remota, debe garantizar una accesibilidad óptima para poder afrontar cualquier problema de manera eficaz.
  • Automatizar. Es importante aprovechar cada oportunidad de automatizar las tareas más rutinarias.

Aprender a aprender

Es recomendable que cada persona reserve un 20% de su tiempo laboral para mejorar sus habilidades y seguir siendo empleables, tratando de cumplir con lo que el mercado laboral exige a cada momento.

Para ello, las personas deben desarrollar una cultura de autoaprendizaje y diseñar su propia estrategia dentro del ecosistema (empresa, redes, instituciones de formación y comunidades).

Conoces alguna otra habilidad que consideres importante a la hora de desempeñarnos como asistentes virtuales, si es así, déjame un comentario para conocerla.