Primero que nada, debemos tener en cuenta que la asistencia virtual es un negocio en el que estás en contacto permanente con el público y la búsqueda de clientes, esto hace que sea todo un reto encontrar la mejor forma de actuar frente a los diferentes tipos de clientes. Si conoces los tipos de clientes que existen y sus características, te será más fácil saber cómo tratarlos.

Veamos los diferentes tipos de clientes según su nivel de fidelización:

Cliente ocasional:

Son clientes que compran por primera vez o lo hacen ocasionalmente, pero sin una frecuencia establecida que nos garantice tener un trabajo estable. Este tipo de cliente irá y vendrá de acuerdo con sus necesidades por eso es importante hacerle un buen seguimiento para lograr incluirlo constantemente en nuestra cartera de clientes y que se convierta en un cliente de compra recurrente.

Cliente de compra regular:

Por lo general repite durante periodos el trabajo con un asistente virtual, pero también en ocasiones busca otras opciones para trabajar. Este tipo de cliente es un poco más difícil de fidelizar puesto que por lo general está en constante búsqueda en el mercado de opciones más baratas. Aquí es importante que no te dejes amedrentar por su ausencia ni chantajear con bajar tus precios pues ha encontrado alguien que cobra más barato que tú.

Cliente de compra frecuente:

Es un cliente que siempre va a utilizar tus servicios mientras que los necesite y en caso de que haya una pausa siempre volverá a ti. Este es uno de los clientes tal vez más fáciles de manejar y convertirlo posteriormente en un embajador pues será quien estará más en disposición de recomendarnos si nuestro trabajo es impecable y cercano a la perfección para él.

Cliente embajador:

Cumple las características del cliente de compra frecuente, pero, además, comparte con sus familiares o emprendedores conocidos nuestras habilidades y buen hacer. En otras palabras, es una especie de ‘fan’ nuestro. Este es el mejor cliente que podemos tener en nuestro negocio, pero para llegar a ello tu trabajo debe ser el mejor y aparte de ello tener una comunicación excelente con él, debe haber mucha empatía y una conexión especial. Todos como asistentes virtuales anhelamos tener varios clientes de este tipo y solo se logra a través de la excelencia en tu trabajo.

Veamos ahora los tipos de trabajo que puedes desarrollar como asistente virtual o teletrabajador.

Según datos de la encuesta de población activa de España en el primer trimestre de 2021 el 11,2% de los trabajadores trabajaron desde casa, más de la mitad del trabajo desde casa que se desarrollaba antes de la crisis sanitaria.

La asistencia virtual y el teletrabajo son fórmulas eficaces para tener un avance en el equilibrio entre la vida personal y profesional, en este caso el asistente virtual o teletrabajador tiene mayor autonomía y puede, en muchos casos, seguir unos horarios adaptados a su situación personal. Además, tiene la capacidad de atender imprevistos domésticos o personales sin tener que desplazarse grandes distancias.

Por lo general en las grandes ciudades, el tiempo dedicado al trabajo se extiende más allá de la jornada laboral propiamente dicha ya que el tiempo dedicado al desplazamiento del domicilio a la oficina puede fácilmente añadir otras dos horas a la jornada de trabajo. La asistencia virtual y el teletrabajo reduce este gasto, lo que redunda directamente en un menor nivel de estrés.

Otro elemento importante en la prestación de servicios como asistente virtual o teletrabador es que hay una mejor gestión del tiempo y una reducción de las interrupciones, lo que al final acaba resultando en una mejora de la concentración y la productividad.

Ahora si veamos que tipos de trabajo a distancia podemos encontrar:

Trabajo en casa o Homework:

Es el tipo de trabajo en la que parte de la jornada laboral se desarrolla en casa del trabajador mediante del uso de tecnologías de comunicación y herramientas digitales. Este tipo de trabajo es el más utilizado por los asistentes virtuales pues pueden compartir más tiempo con su familia y estar al pendiente de sus hijos.

Pero el trabajar desde casa no es sinónimo de prioridad para los quehaceres del hogar, es necesario establecer un lugar adecuado para el trabajo y hacer partícipe a toda la familia de que cuando se está en ese lugar se necesita tranquilidad pues se está desarrollando un trabajo real.

Centros de teletrabajo o coworking

Se trata de un espacio en un centro compartido, donde se comparten herramientas como ordenadores e internet. Este tipo de espacio es ideal para aquellas personas que no pueden tener un espacio tranquilo en casa para trabajar.

Estos espacios permiten no solo trabajar en calma sino también crear redes de contacto que pueden derivar en más clientes para tu negocio de asistencia virtual.

Itinerante

En esta opción el asistente virtual tiene la posibilidad de realizar su trabajo desde cualquier lugar del mundo utilizando un ordenador, un dispositivo móvil como un teléfono inteligente o una Tablet e internet. Este tipo de trabajo es el más utilizado por personas que les encanta viajar pero que necesitan o quieren continuar trabajando sin importar el lugar en el que se encuentren.

Al igual que el trabajo en centro de teletrabajo o coworking el estar en lugares diferentes te permite conocer muchas personas que posiblemente se puedan convertir en tus próximos clientes o pueden recomendarte a alguien que necesite un asistente virtual para ayudarle a gestionar su negocio.